Stories

Descubre noticias, historias y otro recursos útiles

«Aprende rápido, de todo y de todos»: nuestra entrevista con EMEDELEIVA

«Aprende rápido, de todo y de todos»: nuestra entrevista con EMEDELEIVA

«Alba y Hugo son dos amigos de 26 años que se conocen desde el colegio y soñaban con algún día crear algo juntos. Cada uno siguió su camino: Alba en el mundo de la consultoría y banca y Hugo en el mundo del marketing, trabajando para empresas como L’Oréal o Glovo.»

«Como muchas otras personas, la pandemia nos hizo reflexionar sobre nuestra felicidad interna. ¿Estábamos contentos con nuestros trabajos? ¿Habría la posibilidad de trabajar en algo que hiciera del mundo un lugar mejor? ¿Cuál es nuestra verdadera pasión?
Todas estas preguntas nos llevaron a tomar la decisión de dejar nuestros trabajos y comenzar juntos una nueva aventura que pudiese tener un impacto positivo en el planeta y las personas. Y así nació FABBRIC.
FABBRIC es la primera plataforma europea que conecta a los fabricantes que producen para las marcas más conocidas directamente contigo. Lo creamos para dar respuesta a los problemas medioambientales y sociales generados por la industria de la moda.»

¿Cómo surgió la idea de crear una marca? ¿Y qué os hizo dar el paso de lanzarla?

«Cada vez somos más conscientes de los alimentos que consumimos, su origen, si son saludables… ¿Por qué no nos hacemos las mismas preguntas con aquello que vestimos? Inspirados por el concepto “del huerto a tu plato”, decidimos actuar.

La mayoría de fabricantes viven “atados” y presionados a las producciones de las marcas. Además, el hecho de que otros fabricantes de países más competitivos como China produzcan de forma más barata implica que el fabricante local ha de bajar su precios para poder mantener su negocio. La presión que ejercen las marcas viene dada por su interés en mejorar sus márgenes (lo que ganan por producto) y porque los consumidores cada vez exigen ropa más barata. Sin embargo, el que realmente lo acaba sufriendo es el fabricante que está al principio de la cadena de valor.

Así pues… FABBRIC no es una marca como tal. Trabajamos con muchos fabricantes que venden su ropa a través de nuestra “marca” MADE FOR FABBRIC (HECHO PARA FABBRIC).

La idea detrás de esta “marca/etiqueta” es mantener la base de nuestro modelo de negocio: que los fabricantes puedan vender su producto a través de nuestro canal, sin la necesidad de trabajar para una marca. Es por eso que los productos se han “hecho para (vender en) FABBRIC”.

En vista de que el tradicional modelo de Fabricante > Marcas > Distribuidores > Consumidores , ha conllevado la desaparición de muchos fabricantes locales, decidimos crear un nuevo modelo. Uno mucho más sostenible que simplificase la cadena de valor en beneficio de todos: Fabricante > Consumidor.
De esta forma, el fabricante puede seguir produciendo, pagando sueldos justos a sus trabajadores y creando prendas más sostenibles hechas localmente. Como consecuencia, el consumidor acaba comprando mejor –a nivel ético y sostenible– que si lo comprara a una marca.»

 

¿Qué consideráis fue lo más fácil y lo más difícil del proceso?

«Emprender no es fácil. Es un camino largo durante el cual tienes que estar dispuesto a seguir, aunque te digan que no lo conseguirás. Además, siendo dos personas jóvenes, los años de experiencia juegan en nuestra contra, pasando a segundo plano lo que realmente cuenta: la pasión, las ganas y el esfuerzo.
En nuestro caso, partíamos con muy poco y teníamos que convencer a los mejores fabricantes de que nuestro modelo podría ayudarles tanto a ellos como a la industria. Al principio tuvimos muchos no’s, pero decidimos apostar por ir personalmente a cada fábrica a conocerlos y explicarles nuestra historia y cuando vieron la ilusión y el potencial, decidieron confiar en nosotros.
Nos enorgullece pensar que, a día de hoy, contamos con más de 15 fabricantes y 450 productos de alta calidad. Y no solo eso, cada semana nos escriben nuevos fabricantes interesados en poder unirse a esta “revolución de la moda”.»

Proceso desde que os hacen un pedido hasta que la persona lo tiene en sus manos:

«Trabajamos con un modelo “dropshipping” con el fin de simplificar la logística y reducir las emisiones de CO2 que se generan en la industria de la moda.
Una vez el consumidor hace su pedido en FABBRIC, se le notifica al fabricante y él mismo empaqueta el producto en nuestra bolsa reciclada y reciclable, escribe a mano el nombre de la persona a la que va dirigido el paquete y lo entrega a nuestra empresa logística, que lo llevará al domicilio del/la comprador/a en menos de 48h

Viendo vuestra marca es más que evidente que estáis concienciados con el tema eco-friendly, ¿Cómo lleváis esto a cabo?

» Fomentamos el comercio local: trabajamos únicamente con fabricantes españoles y portugueses, para hacer accesible un producto de proximidad y calidad.
Seleccionamos únicamente productos confeccionados con materiales de calidad, duraderos y sostenibles. Además, rescatamos los stocks de tejidos que tienen muchos fabricantes, para darles una segunda vida.
Reducimos el impacto medioambiental que supone tener una amplia cadena de valor distribuida por el mundo, lejos del país donde se acaba consumiendo y apostamos por la eficiencia logística para reducir las emisiones de CO2.
El packaging ecológico que suministramos a todas las fábricas con la marca FABBRIC son de material 100% reciclado y 100% reciclables. Además los marchamos con los que se etiquetan las prendas son biodegradables.»

 

¿Por qué elegisteis centraros en estos productos?

«Creemos que la moda es un elemento de expresión universal: nos hace únicos y nos define como personas. Sin embargo, la forma cómo lo consumimos también dice mucho de nosotros.
Por eso hablamos de una moda sin “logos”, apostando por la calidad de las prendas, el diseño de los productos y su composición. Un logo es una estereotipación simplista de quiénes somos. Nosotros creemos en lo que hay detrás de cada prenda, no en la marca como tal.»

¿Cómo os ha afectado el covid/pandemia?

«El COVID fue lo que nos impulsó a lanzarnos a esta aventura. Nos creó un momento de flexión, de plantearnos nuestra felicidad actual y poder ver de forma más clara como queríamos dejar una huella positiva en el futuro.»

Hay muchas marcas, ¿qué crees que hace diferente a la tuya? ¿por qué deberían comprarte a ti?

«Como decíamos antes, FABBRIC no es una marca como tal. Contamos con los mejores fabricantes y ellos diseñan, producen y venden a través de nuestra plataforma, garantizando así, que la relación entre quien produce y quien compra sea directa, transparente y justa.

 

Así, nuestro papel es actuar como filtro para garantizar que podrás encontrar moda de calidad, de proximidad y diseñada y producida por los mismos fabricantes que producen para las mejores marcas. Por si fuese poco, al simplificar la cadena de valor, también eliminamos costes extras, pudiendo ofrecer precios más asequibles que si se compra a una marca.»

 

Una herramienta es Instagram, ¿qué enfoque le habéis querido dar a esta plataforma?

«Queríamos unificar el look&feel de todas las prendas y darle un toque profesional que permita apreciar los detalles y la calidad que nos distinguen. Nuestra intención es transmitir cómo están hechas las prendas y cómo relucen en la realidad.»

¿Cómo os diferenciáis? ¿Alguna características que se asocie a vosotros?

«Nosotros no trabajamos como una marca que cada temporada tiene que renovarse y apostar por las tendencias que vendrán. Como trabajamos con muchos fabricantes, nuestra intención es crear colecciones cortas –que no generen excesos de stock– y abiertas que permitan ir incorporando nuevos productos todo el año según las demandas de nuestras consumidoras.
Por ejemplo, si mañana Clara sugiere a través de la web que incluyamos pijamas de seda, nuestra misión será encontrar al mejor fabricante para poder ofrecerle este producto en pocas semanas, respetando siempre nuestros criterios de selección: calidad, diseño e impacto.
Soñamos con convertir FABBRIC en una plataforma en la que puedas encontrar todo aquello que buscas y de la mejor calidad.
De personas para personas, primando siempre calidad, ética y sostenibilidad.»

¿Cuál es vuestro cliente tipo y qué estrategias seguís para llegar a él?

«Nuestro cliente es un comprador inteligente (“smart shopper”) a quien le gusta la moda de calidad y le preocupan aspectos tan importantes como la sostenibilidad y la ética para velar por un mundo mejor.»

¿Alguna decisión que, a día de hoy, y con los conocimientos que habéis ido adquiriendo, tomaríais diferente?

«Aprende. Aprende rápido, de todo y de todos. Cuánto más rápido te equivoques, más rápido aprenderás y antes podrás avanzar hacia la dirección correcta. Es muy importante hacer tests en vez de jugárselo todo a una carta.»

 

Ahora me toca a mí… Simplemente, WoW.

Es increíble el estudio que hay detrás de Fabbric, las horas de búsqueda y de empeño para poder haber llevado a cabo algo así. Con un mensaje tan consistente, y llevado a cabo de principio a fin pasando por cada hilo y cada proceso. Me llena de orgullo ver ese camino hacia el cambio, y más, como dicen ellos, viniendo de gente joven y local.

Me encanta que me encante, por el hecho de que ha sido fabricado éticamente y respetando el medioambiente. Sin duda el hecho de tener prendas tan accesibles y que no llevan este mensaje como «moda» sino como misión, nos hace a todos tenerlo un poco más cerquita de casa.

Ver la entrevista en LAEMEDELEIVA

Envíos express gratis
Aún no agregaste productos.